El ingeniero escritor.

 

O el escritor ingeniero.

El escritor es un fabricante de farsas. Un inventor de historias. Un cuentista. Su trabajo consiste en coger pequeños trozos de la realidad y darles forma hasta convertirlo en algo irreal. Transformar lo cotidiano en una fantasía. Las verdades en mentiras. Necesitamos al escritor, porque todos tenemos derecho a soñar de noche.

El ingeniero hace el trabajo contrario: parte de una idea que no existe, de un concepto propio del mundo de la ficción. Su labor es pasar lo imposible a posible, conseguir que lo utópico se materialice en común. Hacer que un ser humano pueda volar. Que se desplace a más de trescientos kilómetros por hora. Que venza a las leyes del tiempo, aunque sea tan sólo por unos años. En definitiva, convertir una mentira en una verdad. Necesitamos al ingeniero, porque todos tenemos derecho a vivir de día.

typewriter-1031317_960_720

La clave es ingeniárselas para escribir. El reto está en darle un giro argumental a los inventos.

Multiplicar las letras. Unir los números.

Contar las mentiras. Realizar las verdades.

Aunque lo más difícil es saber en cuál de los dos mundos nos encontramos en cada momento.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s