¿Es peligrosa la sobredosis de información?

Artículo publicado en Guts Mag en febrero de 2017.

Nuestra vida no es más que el resultado de decisiones interconectadas. Al entrar en este artículo, acabas de tomar la decisión de abrirlo. Ahora, responde a esta pregunta: ¿hasta qué punto asegurarías que has sido tú el que ha elegido? ¿Y si, sin que te dieses cuenta, alguien te ha manipulado y ha escogido por ti?

Robert Zajonc exploró este tema 1969, describiendo en su artículo el llamado The mere exposure effect (o ´el mero efecto de exposición´). Su experimento consistió en publicar palabras inventadas (como kardirga, saricik, biwonjni, nansoma o iktitaf) en la portada de los periódicos de Michigan durante varias semanas; unas aparecían casi todos los días y otras, con poca frecuencia. Después, envió un cuestionario a los lectores, pidiendo que juzgaran las palabras inventadas como ´buenas´ o ´malas´. Invariablemente, las palabras que habían aparecido con más frecuencia se llevaron el adjetivo positivo, y viceversa. Zajonc había conseguido manipular la mente de los lectores sin que estos siquiera se diesen cuenta. Zajonc demostró así que el ser humano tiende a tomar como positivas o verdaderas las afirmaciones a las que estamos expuestos de manera repetitiva.

Hoy no es distinto: cada día somos bombardeados con corrientes continuas de información, de manera consciente o inconsciente. Lleva décadas siendo así mediante periódicos, televisión y anunciantes, pero con internet ha crecido de manera exponencial.  ¿Estaremos siendo manipulados por esta sobreexposición, al igual que hizo Zajonc?

La repetición no es el único truco utilizado para la manipulación de la mente. En el libro Thinking, fast and slow, el ganador del Nobel Daniel Kahneman relata que hay otras estrategias utilizadas por los medios para hacernos creer que algo es verdad, creando lo que denomina The Illusion of Truth. Algunos ejemplos son utilizar lenguaje simple, fuentes legibles o altos contrastes de imagen. O lo que es exactamente lo mismo: ponérselo más fácil al cerebro.

La razón es más simple, obvia e incluso deprimente de lo que nos gustaría: nuestro cerebro es vago. Dicho desde un punto de vista más científico: nuestro cerebro tiene dos patrones de pensamiento, el sistema 1 y el sistema 2. El sistema 1 opera ante situaciones cotidianas de manera automática y rápida, con muy poco esfuerzo y aplicando la denominada ´facilidad cognitiva´.  A su vez, el sistema 2 requiere de una voluntad mucho mayor y es el que se activa ante situaciones complejas que necesitan concentración y análisis, por lo que requiere de ´esfuerzo cognitivo´. Y, en efecto, nuestro cerebro se siente mucho más contento, relajado y reconfortado cuando utiliza el sistema 1 que el sistema 2. Por ejemplo, cuando una persona está ojeando el muro de Facebook está usando el sistema 1, mientras que si intenta multiplicar mentalmente 23×54, utilizará el sistema 2.

El origen de estos dos patrones es evolutivo. El ser humano aprendió a activar el sistema 2 cuando tuvo que enfrentarse a potenciales amenazas, ya que al afrontar una situación desconocida, el cerebro debe abandonar el  ´todo va bien´ y cambiar a un estado de alerta y análisis. Por eso, pasa de sentirse seguro y feliz a generar sentimientos de desconfianza y malestar. En resumen, cuando utilizamos el sistema 1 nos sentimos mejor, pero somos menos hábiles a la hora de distinguir si nos están mintiendo.

Ésta es una de las razones por la que psicólogos y coaches nos animan de salir de nuestra zona de confort y lanzarnos a nuevos retos y situaciones estresantes, ya que sólo así dejaremos de dar todo por sentado y comenzaremos a cuestionarnos nuestra realidad. Inicialmente podemos sentirnos reacios, ya que nos exigirá un esfuerzo mucho mayor y nos provocará una sensación de inquietud en vez de cómoda calma (y somos tan vagos como nuestro cerebro),  pero la recompensa es que aprenderemos a pensar de manera crítica y seremos más difíciles de manipular.

Otra consecuencia de entrenar el sistema 2, es tener la famosa sensación de “Cuanto más aprendo, menos sé”. Al buscar nuevos conocimientos en distintas fuentes, nos damos cuenta de lo compleja que es la realidad y de todo lo que nos queda por saber. Lo que está ocurriendo es que nuestra capacidad crítica se está desarrollando y pasamos a cuestionarnos nuestro alrededor en vez de seguir lo que nos dicen como borregos.

Llegada a este punto, me pregunto si la facilidad cognitiva será la razón por la que programas como Sálvame o Gran Hermano siguen siendo líderes de audiencia. Al fin y al cabo, son formatos digeridos, que plantean un reto nulo al cerebro, de manera que el sistema 2 está fuera de cobertura y el público se siente inofensivamente feliz. Los ejecutivos lo saben y utilizan contenidos ridículamente sencillos (y sencillamente ridículos) para subir sus audiencias. O, quizás sea al revés, y desde arriba quieren tenernos enganchados a estímulos visuales que no requieran de esfuerzo cognitivo, para que así estemos permanentemente en el sistema 1 y perdamos progresivamente nuestra capacidad de pensar.

Shane Fredericks demostró este concepto en 2005 con el Cognitive Reflection Test. Fredericks planteó una prueba matemática escrita a dos grupos de estudiantes: las preguntas eran exactamente las mismas, mientras que el tamaño y claridad de fuente hacían casi ilegibles los enunciados del segundo grupo. Los resultados fueron claros: en el primer grupo un 90% de los estudiantes cometió al menos un fallo, mientras que en segundo grupo esta cifra fue de tan sólo 35%. El hecho de haber tenido que utilizar el sistema 2 para descifrar la difícil caligrafía, hizo que la capacidad crítica y analítica aumentase, provocando que los estudiantes cometiesen menos errores.

También me pasa por la cabeza el hecho de que las grandes mentes de la ciencia a menudo son calificadas como frías o poco cercanas, y se justifica diciendo que carecen de habilidades sociales. ¿No será deformación profesional, ya que al estar enganchados al sistema 2 sienten la necesidad de discutir y ser críticos de manera constante? Esta necesidad de inconformismo y de cuestionarse el status quo es generalmente mal vista por la gran mayoría que vive permanentemente en el sistema 1. ¿Para qué va a querer una persona tener que emplear esfuerzo y capacidad de análisis, pudiendo estar tranquilo y pasándolo bien? Pues precisamente para no estar tan tranquilo mientras se está siendo engañado.

Pero no todo es negativo en el sistema 1, ya que tiene sus funciones cerebrales en el día a día. Por ejemplo, hay estudios que demuestran que cuando aplicamos la facilidad cognitiva (sistema 1), nuestra creatividad está más estimulada que en la zona crítica o analítica (sistema 2). Al fin y al cabo, cuando dejamos de estar estresados con sacar punta a todo pasamos a ser libres, consiguiendo romper la barrera de la lógica y haciendo que nuestros pensamientos fluyan de la forma más loca e inesperada. Por eso, es bueno alternar periodos de esfuerzo cognitivo con otros de relajación cerebral. Al mismo tiempo, si tenemos que tomar una decisión en milésimas de segundo, lo más recomendable es pasar de la lista de pros y contras y dejarse llevar por el instinto. Y lo mismo pasa con las decisiones intrascendentes: si para decidir qué queremos desayunar, qué marca de pasta de dientes vamos a comprar y qué color de cortinas queremos para el salón aplicamos un complejo análisis, al final del día nuestro cerebro estaría agotado y podría llegar a quemarse. La clave está en aprender cuándo utilizar cada sistema.

Puede ser que este artículo te haya hecho sentir un poco incómodo y te haya hecho cuestionarte si la sobreexposición a información te ha estado engañando a ti también. Puede ser que hayan empezado a funcionar partes del cerebro que tenías oxidadas, o que tu capacidad de crítica se haya puesto en marcha. Puede ser que te haya hecho decidir que activarás más a menudo el sistema 2. O puede ser que hayas experimentado, simplemente, de The Illusion of Truth.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s